top of page
  • Anushavan Sarukhanyan

Transformando a la sociedad, no a los individuos

Polémico artículo del activista antiespecista Anushavan Sarukhanyan, que problematiza la estrategia utilizada usualmente por el activismo vegano y nos cuestiona acerca de la curiosa particularidad de las maneras de actuar en el movimiento por los derechos de los animales que parecería no haberse percatado de las dimensiones del problema que enfrentan los animales no humanos con respecto del animal humano: el especismo. ¿Valdría la pena voltear la vista hacia otros movimientos sociales que han obtenido valiosos avances y estudiar sus métodos de acción para implementarlos en la lucha por la liberación animal?

Marcha por el fin del especismo-Bogotá  Daniel Turbert The Sentient Project
Marcha por el fin del especismo-Bogotá / Daniel Turbert/ The Sentient Project
por Anushavan Sarukhanyan | 25 julio 2022

Sobre el necesario cambio de paradigma en el movimiento por los derechos de los animales.

I. Introducción

Soy activista por los derechos de los animales de Suiza y después de estudiar sociología de los movimientos sociales e historia de los abolicionistas de la esclavitud humana, decidí escribir este texto. Por supuesto, boicoteo los productos animales y espero que este texto ayude a que nuestro movimiento evolucione y sea más efectivo.

a. Los animales no humanos son explotados

Desde Darwin tenemos claro que los seres humanos no son los únicos animales que tienen intereses y sienten emociones. Sin embargo, los individuos no humanos son legalmente una propiedad en nuestra sociedad especista. Considerados como un recurso, son explotados por su leche y huevos; son asesinados por su piel y carne; se utilizan como “material biológico” para experimentos, etc. La definición de esclavitud es la siguiente: “la condición de ser legalmente propiedad de otra persona”. Por lo tanto, los animales no humanos son esclavos.

b. 99.8% de esclavitud animal = comida

El número de animales terrestres asesinados para alimento se cifra en aproximadamente 60 mil millones de individuos cada año. Los animales acuáticos se cuentan en toneladas, unos 150 millones de toneladas cada año, lo que supone al menos 1000 billones de víctimas. En general, eso hace que alrededor de 1'060 mil millones de animales no humanos mueran cada año por comida. En comparación, la industria peletera mata a 60 millones de individuos (→ 0,0057% de las víctimas alimentarias) y la experimentación animal a unos 300 millones de víctimas (→ 0,028% de las víctimas alimentarias).

II. ¿Qué estrategias se deben utilizar para abolir la explotación animal?

En primer lugar, analizaremos la estrategia utilizada por los movimientos sociales para lograr el cambio y, en segundo lugar, la compararemos con la estrategia utilizada por muchos activistas por los derechos de los animales hasta ahora.

a. Estrategia utilizada por los movimientos sociales

aa. Máquinas de hacer reclamos

Los movimientos sociales son máquinas de hacer reclamos.

1) Expresan un reclamo: “¡Abolición del apartheid!”, “¡Exigimos el derecho al voto de las mujeres!”, “¡Hay que parar la guerra!” 2) Luego, hacen más visible el reclamo en la sociedad (manifestaciones, peticiones, cartas, debates televisivos, etc…) 3) Esta reivindicación crea un debate en la sociedad, haciendo que el tema se ponga en la agenda y por lo tanto se convierta en un problema público.

Es importante notar que siempre es una minoría la que comienza a hacer un reclamo. Y durante el debate social (que puede durar décadas), cuanto más se discute el reclamo, más grande se vuelve la minoría, e incluso eventualmente se convierte en una mayoría.

Una vez que se rompe la unanimidad sobre una situación/práctica porque algunas personas comienzan a reclamar un cambio, se vuelve más fácil para otros cuestionar la práctica (ver al respecto el estudio psicológico del profesor Asch).

bb. El estudio psicológico del profesor Asch

Imagen utilizada en el estudio del profesor Asch

"¿Cuál de las barras de la derecha tiene la misma longitud que la de la izquierda?" Eso depende…

En este experimento, el profesor Asch mostró a diez personas una línea dibujada en un papel. A estos participantes se les pidió que dijeran cuál de las barras al lado tenía la misma longitud. En realidad, sin embargo, solo uno de los participantes era el sujeto real del estudio, ya que los otros nueve eran cómplices de este psicólogo y fueron instruidos para dar una respuesta incorrecta. Cuando los nueve cómplices daban una respuesta equivocada, el sujeto la mayoría de las veces repetía la respuesta de la mayoría. Pero cuando hubo al menos una persona de los cómplices que rompió la unanimidad al dar la respuesta correcta, se hizo más fácil para el sujeto de estudio cuestionar lo que decía la mayoría y era más probable que respondiera correctamente. La presencia de una sola persona rompiendo la unanimidad podría reducir la conformidad hasta en un 80% [1].

Después del experimento, los sujetos que se acomodaron con la mayoría dijeron que habían seguido al grupo por miedo a ser ridiculizados o considerados “peculiares”. Y algunos de ellos incluso pensaron que la mayoría tenía razón. Si la presión social que genera la unanimidad es tan fuerte para aquellas cuestiones cuya solución se puede encontrar con solo mirar, fácilmente podemos imaginar que es aún mayor para las cuestiones de justicia que requieren un pensamiento ético. Una vez que se escucha en la sociedad un reclamo que exige la abolición de una práctica, se rompe la unanimidad sobre la legitimidad de esa práctica. Comienza a ser percibido como problemático, lo que facilita que otros se nieguen a cumplir con la mayoría y también apoyen la abolición de la práctica. Por lo tanto, se puede entender que al expresar y hacer visibles las reivindicaciones que generan debate en la sociedad, los movimientos sociales aprovechan al máximo el efecto benéfico que provoca el hecho de romper la unanimidad sobre determinada situación.

b. Estrategia utilizada por activistas por los derechos de los animales: estrategia de conversión

Hemos visto que la explotación animal para la alimentación representa alrededor del 99,8% de la explotación. Sin embargo, en relación con este tema, los activistas por los derechos de los animales han utilizado la estrategia de conversión.

La estrategia de conversión consiste en convertir a las personas al vegetarianismo/veganismo sin crear un debate social ni hacer ningún reclamo (como por ejemplo: “¡Los mataderos deben cerrarse ahora!”).

La creencia detrás de la estrategia de conversión es la siguiente: “Somos sólo una minoría, por lo que primero tenemos que convertir a mucha gente al veganismo y solo entonces crearemos un debate público”.

1) Pero todos los movimientos sociales eran una pequeña minoría cuando empezaron a hacer reivindicaciones, incluso el movimiento por la abolición de la esclavitud humana. 2) La conversión al veganismo es mucho más complicada si no hay un debate en la sociedad sobre este tema, porque es extremadamente difícil cuestionar una práctica unánimemente aceptada (estudio Asch).

Los movimientos sociales nunca han utilizado este tipo de tácticas solos. Si se usa boicot, se usa con reclamos. Ejemplos: Martin Luther King llamó a boicotear los autobuses de Montgomery y afirmó que la discriminación racial tenía que ser abolida. Gandhi llamó a boicotear los textiles británicos y afirmó que India tenía que ser independiente. Además, lo que también es problemático es que el veganismo ni siquiera es percibido por el público como un boicot político, sino como una elección personal (ver más adelante).

La estrategia de conversión no se utiliza en los movimientos sociales sino en los movimientos religiosos.

Pero el éxito de esta táctica es muy limitado: Después de 2000 años de que el cristianismo utilizó esta estrategia, la mayoría de los humanos aún no son cristianos, y el cristianismo incluso ha utilizado muchas tácticas de conversión muy violentas.

¿Cuántos miles de años tendremos que esperar para abolir la explotación animal si usamos esta estrategia?

III Consecuencias de la estrategia de conversión

a. Ineficacia

aa. Mirada histórica

A lo largo de la historia ningún cambio reclamando más justicia se obtuvo con la estrategia de conversión. Sin embargo, la estrategia de los movimientos sociales ha demostrado tener éxito muchas veces (movimiento abolicionista de la esclavitud humana, movimiento de derechos civiles, movimiento de liberación de la mujer, movimientos LGBT, etc.). Así que podemos ver, que es muy extraño que el movimiento por los derechos de los animales use una estrategia que nunca ha producido ningún cambio por más justicia en lugar de usar la que ya ha demostrado que funciona muchas veces.

bb. Dominio de la proporción

Los estudios han encontrado que los cursos de acción que erradican por completo (o casi por completo) algún problema son preferibles a los cursos de acción que brindan una erradicación incompleta. Por ejemplo, en un estudio publicado en 2006, el profesor Bartels descubrió que una intervención que salvaba 102 vidas de 115 en riesgo se consideraba más valiosa que una que salvaba 105 vidas de 700 en riesgo, ¡incluso si el número de vidas salvadas era mayor en la segunda intervención! Este efecto psicológico se llama "dominancia de la proporción" y Bartels demostró que su impacto era aún más importante en el contexto de salvar recursos naturales o vidas animales. Una intervención que previno 245 de 350 muertes de peces debido a la contaminación de la Fábrica A se consideró mucho más importante que una que previno 251 de 980 muertes de peces debido a la contaminación de la Fábrica B [2].

Imaginemos que ser vegano salva la vida de 100 animales cada año. Dado que el número total de animales asesinados cada año es de al menos 1'060 mil millones, la salvación de esos 100 animales es considerada como totalmente insignificante por nuestra mente humana debido a este efecto de "dominancia de la proporción". Esta es la razón por la que muchas personas se niegan a cambiar su dieta, sabiendo que sus pequeñas acciones individuales no cambiarán ni siquiera un poco la enorme cantidad de animales asesinados por humanos cada año.

Sin embargo, si el acto de negarse a comer productos animales se presentara como parte de un boicot global de un movimiento internacional que busca eliminar los 1'060 billones de asesinatos cada año, podemos suponer que la gente pensaría mucho más seriamente sobre el tema. Todo esto sin siquiera tomar en cuenta que solo la expresión del reclamo “¡Matar animales para comer tiene que ser abolido!” creará un debate, ayudará a difundir nuestros argumentos en la sociedad y, por lo tanto, hará que una cantidad sustancial de personas piensen sobre el problema.

cc. Mal uso del tiempo y la energía.

El movimiento por los derechos de los animales no tiene un número astronómico de activistas y nuestros recursos no son infinitos. Sin embargo, estamos usando nuestro tiempo y energía para convertir a 6 mil millones de no veganos uno por uno, todo sin siquiera saber si nuestra estrategia tendrá éxito algún día. En cambio, podríamos estar creando un debate entre nuestra sociedad en su conjunto sobre la legitimidad de matar animales para comer, haciendo que todos los ciudadanos piensen sobre el tema.


Debido a que nuestro objetivo es cambiar la situación de los animales, debemos dedicar nuestro tiempo a utilizar la estrategia más efectiva que nos permita lograr la abolición de la explotación animal lo más rápido posible, de lo contrario, miles de millones de animales sufrirán y morirán por nada.

Entonces, si queremos que nuestras ideas sean escuchadas más claramente por la sociedad, animando así a más personas a boicotear los productos de origen animal y, en última instancia, abolir la explotación animal; necesitamos generar un debate social, y este último será creado por reclamos y no por la estrategia de conversión.

b. Cuestión de elección personal

La defensa del veganismo crea la impresión entre el público de que es una cuestión de elección personal y no una cuestión de justicia. “Al igual que algunas personas son musulmanas, algunas personas son veganas, todos tienen derecho a hacer lo que quieran”. Por supuesto, la decisión de matar y comerse a otro individuo no es una cuestión de elección personal sino una cuestión de justicia hacia los animales explotados. Sin embargo, la gente no se dará cuenta de esto si no hay gente que afirme que se debe abolir la matanza de animales para comer.

Debido al uso del concepto de "veganismo", esto es lo que queda en la mente del público: "No comen productos animales porque son veganos" , que es muy similar a "Este tipo no come carne de cerdo porque es musulmán". Todo se reduce a la elección personal de nuevo. Si usamos reclamos políticos, cambiará a: “boicotean los productos animales porque exigen el cierre de los mataderos / quieren que se acabe la explotación animal / quieren prohibir la matanza de animales para comer”.

Definirnos como veganos/vegetarianos transforma el rechazo de una práctica en un estilo de vida simple. Si no queremos que este tema se perciba como una cuestión de elección personal, cuando alguien nos pregunte por qué no comemos productos de origen animal, en lugar de decir “soy vegano” deberíamos decir: “boicoteo los productos de origen animal porque estoy por el cierre de los mataderos” o “porque estoy por la abolición de la explotación animal”.

C. Refuerzo psicológico del especismo

El objetivo de la estrategia de conversión es convertir a las personas al veganismo; los medios no son importantes, por eso se utilizan muchos argumentos que nada tienen que ver con la opresión de los animales no humanos. Ejemplo: Los argumentos sobre la salud o el medio ambiente casi siempre están en los volantes que distribuyen los activistas. Y a veces no hay ni una palabra sobre el especismo.

Si estuviéramos en una sociedad donde algunas personas comen niños, ¿criticaríamos la práctica diciendo que esto puede ser malo para la salud de los caníbales? No, lo criticaríamos diciendo que los niños tienen interés en vivir sus vidas. También hablar de la salud de los caníbales envía el mensaje inconsciente de que los intereses de los niños no son tan importantes.

Imagínese que hubiera una manifestación contra el genocidio en Ruanda en la que la gente hubiera dicho: “Esto tiene que detenerse porque hay demasiada sangre producida por los asesinatos y esto contamina las aguas subterráneas”. Es inmoral usar este tipo de argumento (salud o medio ambiente) cuando se matan seres humanos. Y también es inmoral usar este tipo de argumento cuando se mata a seres sintientes de otra especie.

La estrategia de conversión nos lleva a usar todos los argumentos que tenemos para convertir a la gente al veganismo, pero cuando usamos los argumentos de la salud y el medio ambiente en lugar de hablar de las víctimas asesinadas todos los días, implícitamente enviamos el mensaje especista inconsciente de que las vidas de los animales no humanos no son tan importantes.

IV. ¿Qué hacer para abolir la explotación de los animales no humanos?

a. Ejemplo de abolición de la esclavitud humana

Tomemos el ejemplo de los abolicionistas de la esclavitud humana en el siglo XIX. ¿Trataron de convertir a la gente al “hooganismo” (una forma de vida que excluye todos los productos de la esclavitud humana)?

¡No! Afirmaron que la esclavitud humana debe ser abolida y crearon un debate en la sociedad sobre la cuestión. Los activistas por los derechos de los animales deberían hacer lo mismo [3].

Por cierto, el famoso abolicionista estadounidense William Lloyd Garrison, incluso ridiculizó abiertamente la táctica de boicotear todos los productos de la esclavitud, diciendo que, en el mejor de los casos, era una distracción del trabajo abolicionista mayor y, en el peor, blanqueaba la conciencia de la gente en detrimento de esclavos que no se beneficiaron de ella [4].

b. Estrategia moralmente inaceptable

Si hubiera campos de concentración en nuestro país en los que los esclavos humanos produjeran todo tipo de productos, ¿simplemente le diríamos a la gente que dejara de comprar estos productos o reclamaríamos que estos campos de concentración tienen que cerrarse?. Creo que expresaríamos claramente que deben cerrarse y sería totalmente inmoral de nuestra parte simplemente pedirle a la gente que boicotee estos productos.

Por lo tanto, la estrategia de conversión no solo es ineficiente, crea la impresión de que matar animales es una cuestión de elección personal y refuerza inconscientemente el especismo, sino que además no es una posición moralmente aceptable.

C. Estrategia de movimiento social

Si queremos abolir la explotación animal, debemos expresar un reclamo pidiendo su abolición y hacerlo resonar cada vez más en la sociedad, creando un debate social sobre este tema. Por ejemplo, cuando escribimos volantes, comunicados de prensa, cuando nos entrevistan, cuando organizamos manifestaciones, en lugar de la frase individualista: “¡hazte vegano!” debemos hacer reclamos claros para un cambio en la sociedad: “Se debe abolir la matanza de animales por simples hábitos alimenticios”.

Para ilustrar y comprender completamente la diferencia entre las dos estrategias, compare los siguientes ejemplos.

Estrategia de conversión:

  • "¡Hazte vegano!"

  • “El veganismo es bueno para el planeta”.

  • “El veganismo es bueno para la salud”.

  • “Ser vegano es una elección racional”.

  • “¡La comida vegana es genial!”


Estrategia del movimiento social:

  • “Los mataderos deben abolirse ahora”.

  • “ Debería prohibirse matar animales por simples hábitos alimenticios”.

  • “Exigimos la abolición del estatus de propiedad de los animales”

  • “Pedimos la abolición de la pesca y la acuicultura”

  • “ Los animales deberían tener el derecho legal a la vida”.

  • “ Se debe abolir la agricultura pecuaria, la pesca y la caza, así como la venta y el consumo de productos animales”.

  • “ La sociedad debe condenar y combatir el especismo tal como combate el racismo y el sexismo”.


Conclusión

Cuando participamos en el activismo o simplemente hablamos en defensa de los no humanos, debemos asegurarnos de que nuestro mensaje se entienda como una exigencia de cambio que concierne a toda la sociedad para que los ciudadanos después de escuchar y leer nuestros argumentos cambien su opinión política sobre la práctica de matar animales para comer.

Pero también debemos explicar que hay millones de veganos en este mundo que boicotean los productos de origen animal y que cada vez que pueden optar por comprar un producto vegano en lugar de uno no vegano pueden elegir fácilmente la compasión y hacer un acto por los animales, al igual que también pueden realizar otro tipo de actos como donaciones a organizaciones defensoras de los derechos de los animales o votar por políticos y leyes favorables a los animales.

En lugar de tener miedo del público, debemos tener el coraje de hablar por los animales involucrados y comenzar a expresar lo que realmente queremos: “ ¡Exigimos la abolición de la explotación animal!”

 

Anushavan Sarukhanyan

Jurista y miembro de la asociación suiza: PEA Pour l’Égalité Animale, cuyo objetivo es generar debate en torno a las injusticias que enfrentan los animales. Presidente de la asociación Ecología y Altruismo en Suiza.


Crisálida no necesariamente comparte el punto de vista de sus colaboradores.

Te animamos a compartir y difundir este artículo y la revista completa.

Si deseas enviar un texto para su publicación, primero revisa nuestras Normas de Publicación y luego contáctanos.


Estamos construyendo un nuevo mundo, justo y en libertad, y el especismo debe acabar!


Publicado bajo licencia internacional de Creative Commons (CC BY-NC-ND 4.0)

 

Notas


1. Asch, SE (1956). Estudios de independencia y conformidad: I. Una minoría de uno contra una mayoría unánime. Monografías psicológicas: general y aplicada, 70 (9), 1–70. https://doi.org/10.1037/h0093718

2. Bartels, Daniel M., Proporción Dominante: La Generalidad y Variabilidad de Favorecer Ahorros Relativos Sobre Ahorros Absolutos (2006). Comportamiento organizacional y procesos de decisión humanos, vol. 100, págs. 76-95, 2006

3. Social Movement Lessons From the British Antislavery Movement: Focused on Applications to the Movement Against Animal Farming, Kelly Witwicki. https://www.sentienceinstitute.org/british-antislavery

4. Hinks, Peter y McKivigan, John, editores. Williams, R. Owen, editor asistente. Encyclopedia of antislavery and abolition, Greenwood Press, 2007, p. 268

Artículos recientes

Mantente al tanto de las próximas publicaciones

Gracias por suscribirte!

bottom of page
<